La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

MITOS SOBRE ALIMENTACIÓN

Publicado 13/07/2018

Existen muchos mitos sobre la alimentación que todos damos por hecho que son así, pero si los analizamos de cerca no son ciertos. Algunos de los más extendidos son los siguientes:

 

 1. La fruta después de las comidas engorda

A la hora de engordar, lo que importan son las calorías. Cuando consumimos más calorías de las que gastamos engordamos. Teniendo en cuenta esto, este mito no tiene ningún sentido. Las calorías que aporta una pieza de fruta serán las mismas antes o después de comer, o en el momento del día que sea.

 

 2. El desayuno es la comida más importante del día

Siempre se ha dicho que el desayuno es la comida más importante del día. Pero nada más lejos de la realidad. Sobre todo, teniendo en cuenta el tipo de desayuno que se suele hacer, basado en cereales o bollería.

El desayuno es importante si cuando te levantas tienes hambre. Si eres de las personas que se despierta sin apetito no te debes forzar a comer, tienes que escuchar a tu cuerpo y a las señales de hambre. Además, es importante tener en cuenta el tipo de alimentos que comemos. Así, evitaremos alimentos muy azucarados que nos aportaran energía momentánea pero que, a media mañana, nos provocará un bajón y unas ganas enormes de querer devorar cualquier cosa.

 

 3. Los alimentos light adelgazan

Los alimentos light son aquellos a los que se les ha reducido un 30% de las calorías totales del alimento original. Pero que tenga menos calorías no quiere decir que adelgacen, ni que tampoco podamos comer toda la cantidad que queramos por el simple hecho de que en la etiqueta ponga “light”. Solo podríamos considerar que estos alimentos engordan menos.

 

 4. Los productos integrales tienen menos calorías

Este mito tampoco es cierto. Los productos integrales suelen tener una cantidad de calorías similar al producto no integral. La verdadera diferencia entre los dos es la cantidad de fibra que contienen, siendo mayor en los integrales.

 

 5. Beber zumo de frutas es lo mismo que comerse la fruta

No es lo mismo un zumo que una fruta completa y no se puede considerar una ración de fruta. Cuando tomamos la pieza de fruta completa obtenemos todos los nutrientes, incluida la fibra. En cambio, cuando exprimimos la fruta quitamos la fibra y hacemos mucho más disponible la fructosa, teniendo un efecto totalmente diferente (más negativo) sobre el organismo. Además, el efecto saciante es inferior, si nos comemos una naranja completa estaremos mucho más saciados y durante más tiempo que si nos bebemos un zumo.

 

6. Hay que hacer 5 comidas al día

Hacer 5 comidas al día no es realmente importante. Debes comer las veces que te lo pida tu cuerpo y que tengas hambre real, no emocional. Si solo sientes hambre 2 o 3 veces al día, come solo 2 o 3 veces. Lo que sí es importante es la calidad de lo que comemos y la cantidad total del día.

Es cierto que a algunas personas se sienten más cómodas haciendo pequeñas comidas de forma frecuente para mantener niveles bajos de hambre y, así, evitar grandes atracones. Si crees que eres de este tipo de personas, puedes hacer 5 o más comidas al día sin problema, pero sabiendo que no es fundamental ni obligatorio.  

 

 7. Las grasas son malas

Las grasas son fundamentales para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Son una fuente de energía, ayudan a absorber y transportar nutrientes, protegen nuestros órganos, ayudan a que nuestro cerebro funcione de forma óptima, etc. Por esta razón, aunque estemos llevando una dieta de adelgazamiento es importante mantener ciertos niveles de grasa en nuestra alimentación para aportar todos los nutrientes a nuestro cuerpo.

Eso sí, será importante tener en cuenta las fuentes de grasa. Debes evitar que estas sean procedentes de alimentos procesados, ya que solo nos proporcionaran grasas saturadas, poco interesantes. Buenas opciones son alimentos como el: aguacate, frutos secos, aceite de oliva virgen extra, etc.

 

 8. Mezclar carbohidratos y proteínas en la misma comida engorda

Este mito surge de las llamadas dietas disociadas que se basan en no mezclar alimentos que sean fuente de diferentes macronutrientes. Sin embargo, este tipo de dieta no tiene una gran base científica detrás. Además, es de gran dificultad separar los alimentos en función de que nutrientes aporta, ya que prácticamente todos los alimentos contienen una mezcla de hidratos, proteína y grasas, aunque en proporciones diferentes.

Por otra parte, como ya hemos dicho, lo importante para engordar es el aporte total de calorías al día, sin tener gran importancia la fuente.

 

 9. El azúcar moreno es más saludable que el blanco

En los últimos años se ha popularizado el uso del azúcar moreno con la creencia de que es más sano que el azúcar blanco. Sin embargo, su composición es prácticamente igual tanto a nivel nutricional como a nivel calórico. La pequeña diferencia que existe entre ellos es que el azúcar moreno aporta una mínima cantidad de vitaminas. 

 

 10. Beber agua durante las comidas engorda

El agua no nos proporciona ninguna caloría cuando la consumimos, por lo tanto, no engorda nunca. Sin importar el momento del día. Lo que sí que es cierto es que nos proporciona una sensación de saciedad y nos ayudará a comer menos durante las comidas.

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?