Teléfono

+34 93 202 22 58

Correo electrónico

info@o3termal.com

Horario

Lu - Vi: 9AM - 9PM Sa: 9AM - 2PM

Después de haber estado todo el año cuidándonos, cuando llegan las vacaciones nos da miedo descuidar nuestra alimentación y perder todos nuestros avances. Pero, hay maneras de poder disfrutar de nuestras vacaciones, darnos algún capricho y mantener una alimentación saludable que nos ayudará a mantener la línea.

PRIMERO, NO OBSESIONARSE

Durante las vacaciones solemos hacer muchas comidas con amigos o familiares y es importante que disfrutemos de ellas. Será importante elegir las opciones más saludables que podamos, pero siempre nos podemos dar algún capricho, por ejemplo, con el postre. No pasa nada porque un día (o dos) te comas tu postre favorito: no ganarás todo el peso perdido ni tiraras todo el esfuerzo que has hecho. Lo importante es que sea algo puntual y que no sea algo que se repita de forma continuada.


CONSEJOS PARA UNAS VACACIONES SALUDABLES

– Come en restaurantes, pero evita los de comida rápida. Si optamos por comer en restaurantes de comida rápida las opciones saludables son mucho más reducidas y los caprichos que nos podamos dar serán mucho más calóricos que los que nos demos en otro tipo de restaurante.

– Muévete. Mantente en movimiento todo lo que puedas. Sal a pasear, descubre las ciudades con una bicicleta, utiliza el coche lo menos posible. Esto te ayudará a compensar los excesos que puedas hacer con la dieta.

– Se precavida. Si vas a pasar el día fuera puedes llevar frutos secos o una pieza de fruta en el bolso. Eso te ayudará picotear cosas menos saludables.

– Prepara tu propia comida. Si no estás en un hotel y te alojas en algún sitio con cocina, una buena opción es prepararte tu propia comida o aprovechar la situación para cocinar para tu familia o amigos. Así, aunque comas más cantidad de lo normal, siempre serán opciones más saludables que las de un restaurante.

– Disfruta de las comidas, pero controla las porciones. Puedes pedirte ese plato de pasta que te encanta, pero intenta optar por raciones pequeñas o en el caso de no poder elegir, compartir plato con alguien. De esta manera podrás disfrutar, pero de una forma controlada.

– Compensa. Si por ejemplo al mediodía hemos tenido una gran comida, podemos intentar hacer cenas más ligeras para compensar esos excesos y también que nos ayuden a depurar a nuestro cuerpo. Estos son algunos ejemplos de recetas:

Gazpacho
Tomates rellenos de verduritas y piñones
Tacos de lechuga rellenos de verduras y pollo
Cremas de verdura frías
Verduras asadas al horno con salmón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *