Teléfono

+34 932 02 22 58

Correo electrónico

info@o3termal.com

Horario comercial

Lun Vier: 9 - 20 | Sáb: 10 - 14

Comer por ansiedad es muy común, especialmente entre las mujeres. Llegamos a casa después de un día duro en el trabajo y lo único que nos apetece es sentarnos en el sofá y coger esa tableta de chocolate o esa bolsa de patatas para compensar el mal día que hemos tenido. De forma puntual no es un problema, pero si esto se convierte en una rutina y tenemos esa necesidad a diario, se puede convertir en uno.

A menudo, estas situaciones se dan porque intentamos ocultar nuestras emociones a través de la comida. Estamos estresados, comemos. Estamos tristes, comemos. Y muchas veces no somos conscientes de que estamos comiendo por esta razón. Por eso, es importante que aprendamos a escucharnos y a identificar si tenemos un hambre real o si es un hambre emocional.único que nos apetece es sentarnos en el sofá y coger esa tableta de chocolate o esa bolsa de patatas para compensar el mal día que hemos tenido. De forma puntual, no es un problema, pero si esto se convierte en una rutina y tenemos esa necesidad cada día, se puede convertir en uno.

Estas son algunas diferencias entre el hambre real y el hambre emocional:

HAMBRE REAL:

Aparece poco a poco
Estás abierto a diferentes opciones de comida
No sientes la necesidad de satisfacerla de inmediato
Paras de comer cuando estas lleno
Te sientes bien cuando terminas de comer

HAMBRE EMOCIONAL:

Aparece de repente
Tienes antojos
La tienes que satisfacer inmediatamente
Continúas comiendo, aunque estés lleno
Te sientes culpable después de comer

Hay diferentes estrategias que nos pueden ayudar a relajarnos y a lidiar con las emociones que sentimos. Es importante que cada uno encuentre la suya propia, con la que se sienta más cómodo y le funcione de verdad. Existen tratamientos que conllevarán un coste económico y otros que podemos ir haciendo en nuestro día a día y que pueden ser muy útiles. Estos son algunos ejemplos de terapias que podríamos hacer para reducir la ansiedad:

– Flores de Bach

– Aromaterapia, utilizando diferentes aceites esenciales

– Acupuntura

– Reiki

– Yoga

– Masajes

Si no queremos o podemos optar por alguna de esas terapias, siempre podemos utilizar otros remedios «más caseros», pero también muy útiles.

– Salir a pasear

– Hacer ejercicios

– Hacer estiramientos

– Hacer respiraciones profundas

– Leer, ver series, escuchar música

– Manualidades

Artículos recomendados

7 comentarios

  1. Dekorasyon tutkunları için harika bir haber! Dekor Uzmanı blog sitemiz, evlerinizi daha şık ve keyifle yaşamanıza yardımcı olacak en son dekorasyon trendlerini, fikirlerini ve ipuçlarını sunuyor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿ Necesita ayuda?
Hola
¿En que podemos ayudarte?