COMO SABER SI TENGO LA PIEL GRASA Y QUE HACER...

Publicado 19/11/2014

Para poder saberlo, lo principal es acudir a tu centro de estética y que una profesional te haga un diagnóstico y te explique si tienes los poros dilatados, puntos negros, brillos y aspecto grasiento, ya que estos son algunos de los signos que manifiestan las pieles grasas.

Existen diversas causas y factores que pueden provocar exceso de sebo en el rostro: desequilibrio hormonal, herencia genética, edad, clima, alimentación y estilo de vida, entre otros.

Lo ideal para poner fin a este tipo de problema es seguir un tratamiento específico.

Pero no todo son desventajas, ya que la piel grasa permanece joven por más tiempo, retiene la elasticidad y resiste las arrugas  en comparación con la piel normal, es más resistente a los efectos dañinos del sol.

A la hora de comprar cremas para este tipo de pieles, es fundamental que no añadan más grasa. Un producto inadecuado puede ser muy perjudicial ya que además de empeorar el aspecto graso de forma inmediata, tapona los canales de salida de las glándulas sebáceas y empeora el problema.

1. Crema hidratante

Las pieles grasas también necesitan hidratación, por lo que es necesario elegir adecuadamente el producto hidratante para evitar que aporte más grasa “oil free”  o cremas de excipientes siliconados. Otra alternativa son los sérums (concretamente los siliconados) o las ampollas.

Las pieles grasas no necesitan una hidratación constante. Basta con aplicar crema hidratante por la noche, que es cuando mejor se regenera la piel.

Antes del maquillaje, lo más conveniente es utilizar un sérum regulador de la grasa

2.- Limpieza

Tenemos que desmaquillarnos y limpiarnos la piel por la noche,  y  volver a limpiarla en profundidad por la mañana para retirar el exceso de sebo que se produce durante la noche. Este es el paso más importante en las personas que tenéis piel grasa.

A la hora de elegir desmaquillante “queda prohibido el uso de bifásicos porque dejan una textura grasa. Las aguas micelares y los jabones con antiséptico, especialmente en pieles con tendencia acneica, son buenas opciones.

Aquí te dejamos algunas recetas caseras para ayudar a combatir la piel grasa

  • Toma todos los días en ayunas el jugo de dos naranjas. En dos semanas notarás tu piel con menos grasa. Además el jugo de naranja contiene antioxidantes y nutrientes que benefician la salud de la piel en general.

  • Los astringentes son excelentes para tratar la piel grasa. Bate una clara de huevo a punto de nieve y agrega unas gotas de limón. Aplícala sobre el rostro y deja secar. Aclara con abundante agua fria. Puedes repetirlo unas dos veces por semana. No te olvides de aplicarte la crema hidratante.

  • El limón es otro astringente natural que puede ayudar a controlar la producción de grasa. En una taza pon el jugo de dos limones y un poco de miel. Aplica la mezcla por la noche sobre la zona donde tienes problemas de piel grasa, déjala actuar por 15 minutos y aclara con abundante agua.

  • Un tónico de tomate es una solución fácil y eficaz para tratar la piel grasa. El tomate es naturalmente ácido por lo que ayuda a equilibrar el pH de la piel y a deshacerse del exceso de grasa. Pela el tomate y quítale las semillas. Tritúralo y agrega 30 g de glicerina. Aplícalo sobre el cutis el mismo día.

  • Aplica gel de aloe vera en el rostro para absorber el exceso de aceite y limpiar los poros. Hazlo dos o tres veces al día, sobre todo luego de lavar el rostro. Después deja secar. Para un efecto más refrescante coloca el gel en la nevera.

  • La maicena es un remedio natural ideal para eliminar el exceso de aceite en el rostro. Mezcla entre una y tres cucharadas de maicena con agua tibia suficiente para formar una pasta. Aplica frotando el rostro y deja secar. Luego aclara con agua tibia. ¡Puedes hacerlo una vez al día!.

  • Las frutas cítricas y algunos vegetales son ideales para refrescar el rostro y reducir aceites. Mezcla jugo de limón y agua (en iguales cantidades), aplica en el rostro y deja secar. Aclara primero con agua tibia y luego con agua fría para una sensación más refrescante. También puedes mezclar ½ cucharada de jugo de lima con la misma cantidad de jugo de pepino para aplicar unos minutos antes de bañarte.

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?