La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

 

 

 

CÓMO COMBATIR LA ANSIEDAD POR COMER

Publicado 31/07/2018

Comer por ansiedad es muy común, especialmente entre las mujeres. Llegamos a casa después de un día duro en el trabajo y lo único que nos apetece es sentarnos en el sofá y coger esa tableta de chocolate o esa bolsa de patatas para compensar el mal día que hemos tenido. De forma puntual no es un problema, pero si esto se convierte en una rutina y tenemos esa necesidad a diario, se puede convertir en uno. 

 

A menudo, estas situaciones se dan porque intentamos ocultar nuestras emociones a través de la comida. Estamos estresados, comemos. Estamos tristes, comemos. Y muchas veces no somos conscientes de que estamos comiendo por esta razón. Por eso, es importante que aprendamos a escucharnos y a identificar si tenemos un hambre real o si es un hambre emocional.único que nos apetece es sentarnos en el sofá y coger esa tableta de chocolate o esa bolsa de patatas para compensar el mal día que hemos tenido. De forma puntual, no es un problema, pero si esto se convierte en una rutina y tenemos esa necesidad cada día, se puede convertir en uno.

 

Estas son algunas diferencias entre el hambre real y el hambre emocional:

HAMBRE REAL:

  • Aparece poco a poco
  • Estás abierto a diferentes opciones de comida
  • No sientes la necesidad de satisfacerla de inmediato
  • Paras de comer cuando estas lleno
  • Te sientes bien cuando terminas de comer

 

HAMBRE EMOCIONAL:

  • Aparece de repente
  • Tienes antojos
  • La tienes que satisfacer inmediatamente
  • Continúas comiendo, aunque estés lleno
  • Te sientes culpable después de comer

 

Hay diferentes estrategias que nos pueden ayudar a relajarnos y a lidiar con las emociones que sentimos. Es importante que cada uno encuentre la suya propia, con la que se sienta más cómodo y le funcione de verdad. Existen tratamientos que conllevarán un coste económico y otros que podemos ir haciendo en nuestro día a día y que pueden ser muy útiles. Estos son algunos ejemplos de terapias que podríamos hacer para reducir la ansiedad:

- Flores de Bach

- Aromaterapia, utilizando diferentes aceites esenciales

- Acupuntura

- Reiki

- Yoga

- Masajes

 

Si no queremos o podemos optar por alguna de esas terapias, siempre podemos utilizar otros remedios "más caseros", pero también muy útiles.

- Salir a pasear

- Hacer ejercicios

- Hacer estiramientos

- Hacer respiraciones profundas

- Leer, ver series, escuchar música

- Manualidades 

 

Lea toda la publicación »

CÓMO COMER DURANTE LAS VACACIONES?

Publicado 27/07/2018

Después de haber estado todo el año cuidándonos, cuando llegan las vacaciones nos da miedo descuidar nuestra alimentación y perder todos nuestros avances. Pero, hay maneras de poder disfrutar de nuestras vacaciones, darnos algún capricho y mantener una alimentación saludable que nos ayudará a mantener la línea.

 

 

PRIMERO, NO OBSESIONARSE

Durante las vacaciones solemos hacer muchas comidas con amigos o familiares y es importante que disfrutemos de ellas. Será importante elegir las opciones más saludables que podamos, pero siempre nos podemos dar algún capricho, por ejemplo, con el postre. No pasa nada porque un día (o dos) te comas tu postre favorito: no ganarás todo el peso perdido ni tiraras todo el esfuerzo que has hecho. Lo importante es que sea algo puntual y que no sea algo que se repita de forma continuada.

 

CONSEJOS PARA UNAS VACACIONES SALUDABLES  

Come en restaurantes, pero evita los de comida rápida. Si optamos por comer en restaurantes de comida rápida las opciones saludables son mucho más reducidas y los caprichos que nos podamos dar serán mucho más calóricos que los que nos demos en otro tipo de restaurante.

Muévete. Mantente en movimiento todo lo que puedas. Sal a pasear, descubre las ciudades con una bicicleta, utiliza el coche lo menos posible. Esto te ayudará a compensar los excesos que puedas hacer con la dieta.

Se precavida. Si vas a pasar el día fuera puedes llevar frutos secos o una pieza de fruta en el bolso. Eso te ayudará picotear cosas menos saludables.

Prepara tu propia comida. Si no estás en un hotel y te alojas en algún sitio con cocina, una buena opción es prepararte tu propia comida o aprovechar la situación para cocinar para tu familia o amigos. Así, aunque comas más cantidad de lo normal, siempre serán opciones más saludables que las de un restaurante.

Disfruta de las comidas, pero controla las porciones. Puedes pedirte ese plato de pasta que te encanta, pero intenta optar por raciones pequeñas o en el caso de no poder elegir, compartir plato con alguien. De esta manera podrás disfrutar, pero de una forma controlada.

Compensa. Si por ejemplo al mediodía hemos tenido una gran comida, podemos intentar hacer cenas más ligeras para compensar esos excesos y también que nos ayuden a depurar a nuestro cuerpo. Estos son algunos ejemplos de recetas:

  • Gazpacho
  • Tomates rellenos de verduritas y piñones
  • Tacos de lechuga rellenos de verduras y pollo
  • Cremas de verdura frías
  • Verduras asadas al horno con salmón
Lea toda la publicación »

MITOS SOBRE ALIMENTACIÓN

Publicado 13/07/2018

Existen muchos mitos sobre la alimentación que todos damos por hecho que son así, pero si los analizamos de cerca no son ciertos. Algunos de los más extendidos son los siguientes:

 

 1. La fruta después de las comidas engorda

A la hora de engordar, lo que importan son las calorías. Cuando consumimos más calorías de las que gastamos engordamos. Teniendo en cuenta esto, este mito no tiene ningún sentido. Las calorías que aporta una pieza de fruta serán las mismas antes o después de comer, o en el momento del día que sea.

 

 2. El desayuno es la comida más importante del día

Siempre se ha dicho que el desayuno es la comida más importante del día. Pero nada más lejos de la realidad. Sobre todo, teniendo en cuenta el tipo de desayuno que se suele hacer, basado en cereales o bollería.

El desayuno es importante si cuando te levantas tienes hambre. Si eres de las personas que se despierta sin apetito no te debes forzar a comer, tienes que escuchar a tu cuerpo y a las señales de hambre. Además, es importante tener en cuenta el tipo de alimentos que comemos. Así, evitaremos alimentos muy azucarados que nos aportaran energía momentánea pero que, a media mañana, nos provocará un bajón y unas ganas enormes de querer devorar cualquier cosa.

 

 3. Los alimentos light adelgazan

Los alimentos light son aquellos a los que se les ha reducido un 30% de las calorías totales del alimento original. Pero que tenga menos calorías no quiere decir que adelgacen, ni que tampoco podamos comer toda la cantidad que queramos por el simple hecho de que en la etiqueta ponga “light”. Solo podríamos considerar que estos alimentos engordan menos.

 

 4. Los productos integrales tienen menos calorías

Este mito tampoco es cierto. Los productos integrales suelen tener una cantidad de calorías similar al producto no integral. La verdadera diferencia entre los dos es la cantidad de fibra que contienen, siendo mayor en los integrales.

 

 5. Beber zumo de frutas es lo mismo que comerse la fruta

No es lo mismo un zumo que una fruta completa y no se puede considerar una ración de fruta. Cuando tomamos la pieza de fruta completa obtenemos todos los nutrientes, incluida la fibra. En cambio, cuando exprimimos la fruta quitamos la fibra y hacemos mucho más disponible la fructosa, teniendo un efecto totalmente diferente (más negativo) sobre el organismo. Además, el efecto saciante es inferior, si nos comemos una naranja completa estaremos mucho más saciados y durante más tiempo que si nos bebemos un zumo.

 

6. Hay que hacer 5 comidas al día

Hacer 5 comidas al día no es realmente importante. Debes comer las veces que te lo pida tu cuerpo y que tengas hambre real, no emocional. Si solo sientes hambre 2 o 3 veces al día, come solo 2 o 3 veces. Lo que sí es importante es la calidad de lo que comemos y la cantidad total del día.

Es cierto que a algunas personas se sienten más cómodas haciendo pequeñas comidas de forma frecuente para mantener niveles bajos de hambre y, así, evitar grandes atracones. Si crees que eres de este tipo de personas, puedes hacer 5 o más comidas al día sin problema, pero sabiendo que no es fundamental ni obligatorio.  

 

 7. Las grasas son malas

Las grasas son fundamentales para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Son una fuente de energía, ayudan a absorber y transportar nutrientes, protegen nuestros órganos, ayudan a que nuestro cerebro funcione de forma óptima, etc. Por esta razón, aunque estemos llevando una dieta de adelgazamiento es importante mantener ciertos niveles de grasa en nuestra alimentación para aportar todos los nutrientes a nuestro cuerpo.

Eso sí, será importante tener en cuenta las fuentes de grasa. Debes evitar que estas sean procedentes de alimentos procesados, ya que solo nos proporcionaran grasas saturadas, poco interesantes. Buenas opciones son alimentos como el: aguacate, frutos secos, aceite de oliva virgen extra, etc.

 

 8. Mezclar carbohidratos y proteínas en la misma comida engorda

Este mito surge de las llamadas dietas disociadas que se basan en no mezclar alimentos que sean fuente de diferentes macronutrientes. Sin embargo, este tipo de dieta no tiene una gran base científica detrás. Además, es de gran dificultad separar los alimentos en función de que nutrientes aporta, ya que prácticamente todos los alimentos contienen una mezcla de hidratos, proteína y grasas, aunque en proporciones diferentes.

Por otra parte, como ya hemos dicho, lo importante para engordar es el aporte total de calorías al día, sin tener gran importancia la fuente.

 

 9. El azúcar moreno es más saludable que el blanco

En los últimos años se ha popularizado el uso del azúcar moreno con la creencia de que es más sano que el azúcar blanco. Sin embargo, su composición es prácticamente igual tanto a nivel nutricional como a nivel calórico. La pequeña diferencia que existe entre ellos es que el azúcar moreno aporta una mínima cantidad de vitaminas. 

 

 10. Beber agua durante las comidas engorda

El agua no nos proporciona ninguna caloría cuando la consumimos, por lo tanto, no engorda nunca. Sin importar el momento del día. Lo que sí que es cierto es que nos proporciona una sensación de saciedad y nos ayudará a comer menos durante las comidas.

Lea toda la publicación »

COMBATIR LOS RESFRIADOS EN VERANO

Publicado 12/07/2018

Durante el verano los resfriados son comunes a causa de los continuos cambios de temperatura a los que nos sometemos por el uso excesivo que hacemos de aires acondicionados. El sistema inmune es el encargado de protegernos de todas las amenazas externas y, por ello, es fundamental mantenerlo en un estado óptimo y poder disfrutar al máximo de nuestras vacaciones.

 

CÓMO REFORZAR EL SISTEMA INMUNE? 

Algunas de las mejores maneras de reforzar el sistema inmunitario son:

Descansar bien: para darle la oportunidad al organismo de recuperarse y poder estar todo lo activo posible.

Hacer ejercicio físico diario: mantiene nuestro sistema inmune alerta para evitar infecciones.

Controlar el estrés y la ansiedad: el estrés y la ansiedad disminuyen las defensas y debilitan el sistema inmune. Esto hace más probable que contraigamos alguna patología infecciosa.

Consumir probióticos: los probióticos son bacterias consideradas “buenas” que son componentes de nuestra microbiota y son fundamentales para tener un sistema inmune fuerte. Los probióticos se encuentran en alimentos como: yogur, kéfir, kombucha, chucrut, etc.

Alimentación saludable y variada: fundamental para asegurar un buen aporte de vitaminas y minerales y asegurar un organismo bien nutrido.

 

Existen algunos alimentos que por sus características ayudan a fortalecer nuestro sistema inmune. Algunos de ellos son:

Ajo y cebolla: grandes propiedades curativas, siendo antibióticos y antisépticos naturales.

Alimentos ricos en vitamina C: cítricos, pimiento rojo, kiwi, fresas, papaya, etc.

Frutos secos: por su alto contenido en vitamina E, vitamina fundamental para el buen funcionamiento del sistema inmunológico.

Vegetales: por ser ricos en vitaminas, minerales y ácido fólico.

Legumbres: alimento rico en vitaminas del grupo B y otra gran variedad de vitaminas y minerales, lo que las hace perfectas para aumentar las defensas y proteger el sistema inmune. 

 

QUÉ HACER CUÁNDO YA TENEMOS EL RESFRIADO?

Una de las mejores opciones son las infusiones, ayudarán a nuestro sistema inmune a luchar contra el resfriado. Las siguientes plantas o principios activos son algunas de las más interesantes. Con ellas podemos hacer mezclas que nos permitirán mejorar los síntomas.

- Uña de gato

- Ginseng

- Equinácea

- Própolis 

Lea toda la publicación »

PROBIÓTICOS Y PREBIÓTICOS PARA ADELGAZAR

Publicado 09/07/2018

En los últimos años la popularidad de los probióticos y los prebióticos ha aumentado considerablemente. Pero, qué son y cuál es su función?

En nuestro interior tenemos millones de microorganismos, la mayoría de ellos bacterias, que, aunque pueda parecer lo contrario, son nuestros amigos. Donde más podemos encontrar es en nuestro intestino, donde se constituye la flora intestinal, una de las más grandes barreras defensivas de nuestro cuerpo. Los probióticos y prebióticos nos ayudan a mantener la salud de nuestra flora intestinal o microbiota.

 

 

 

RELACIÓN DE UNA MALA SALUD DE NUESTRA MICROBIOTA CON EL AUMENTO DE PESO

En los últimos estudios, se ha observado como el estado de nuestra flora intestinal influye en nuestro cuerpo corporal. Algunas de las razones son las siguientes:

- Retraso a la hora de que el cerebro reciba la señal de estar saciados.

- Peor absorción de nutrientes.

- Favorece el efecto rebote.

- Incremento de peso. Bacterias que se consideran adelgazantes, ya que son capaces de aumentar el metabolismo de las grasas, equilibrar los niveles de insulina y reducir la inflamación intestinal, se encuentran en niveles inferiores en personas con cierto sobrepeso.

- Aumenta la hinchazón abdominal.

 

PROBIÓTICOS Y PREBIÓTICOS

Los probióticos son microorganismos vivos que se encuentran en algunos alimentos y que cuando los tomamos en cantidades adecuadas proporcionan beneficios a nuestro organismo.

Los prebióticos, en cambio, son un tipo de fibra que contienen los alimentos y que nutre y aumenta el crecimiento de bacterias buenas en nuestro intestino. Estas bacterias son imprescindibles para la digestión y un buen estado de salud general. 

 

CÓMO NOS AYUDAN A ADELGAZAR?

Los prebióticos ayudan a equilibrar nuestro peso de dos maneras diferentes. La primera es facilitando el crecimiento de las bacterias y la segunda es incrementando la sensación de saciedad. Los prebióticos absorben el agua de los alimentos formando una especia de gel, proporcionándonos una mayor saciedad y convirtiéndose en un buen aliado para la pérdida de peso.

Los probióticos influyen en la manera en la que asimilamos los nutrientes. A consecuencia, estos condicionan la cantidad de calorías que extraemos de los alimentos. Los expertos establecen una relación directa entre la salud microbiana de nuestros intestinos y el peso y grasa corporal. Así, a mayor cantidad y variedad de microorganismos tengamos, más fácil será estar en un peso saludable. 

 

ALIMENTOS PROBIÓTICOS

- Kéfir

- Chucrut

- Yogur natural

- Chocolate negro

- Sopa de miso

 

ALIMENTOS PREBIÓTICOS

- Alcachofas

- Puerro

- Ajo

- Cebolla

- Legumbres 

Lea toda la publicación »

CÓMO COMBATIR LOS EFECTOS DEL SUDOR EN VERANO

Publicado 06/07/2018

Cuando llega el calor, el sudor se vuelve un protagonista en nuestras vidas. Es importante que durante el verano nos hidratemos bien y comamos alimentos que compensen las pérdidas que comporta sudar continuamente.  

 

 

QUÉ ES EL SUDOR Y POR QUÉ SUDAMOS?

El sudor es un líquido transparente y salado que está compuesto en un 99% de agua y el resto son minerales, urea, ácido láctico, amoníaco y azúcar.

El cuerpo lo produce como herramienta para regular la temperatura cuando, por ejemplo, hace mucho calor o estamos haciendo actividad física. Así, cuando el cuerpo aumenta de temperatura, el sudor ayuda a que esta baje. Durante este proceso de regulación del calor, a través del sudor no solo perdemos agua, sino que también eliminamos líquidos, toxinas y electrolitos, es decir, minerales.

Los minerales que más perdemos a través del sudor son: sodio, potasio, magnesio (es una de las razones por la que tenemos más calambres durante el verano), hierro, zinc y cromo.

 

CÓMO COMPENSAR LA PÉRDIDA DE MINERALES?

Es importante que después de hacer ejercicio o en épocas de calor compensemos las pérdidas de minerales que provoca el hecho de sudar. Para ello es importante que bebamos con frecuencia agua y consumamos alimentos ricos en minerales.

SODIO: sal marina, pescado, encurtidos, carne, etc.

POTASIO: frutas, verduras, frutos secos, etc.

MAGNESIO: frutos secos, legumbres, chocolate negro, etc.

HIERRO: carne, legumbres, cereales…

ZINC: frutos secos, semillas de calabaza, avena, marisco…

CROMO: verduras, cereales integrales, frutos secos…

 

Teniendo en cuenta la anterior clasificación, podemos decir que, si tenemos una alimentación variada y rica en verduras y frutas, frutos secos, legumbres, carne y pescado supliremos la parte de minerales que perdemos cuando sudamos.

Además, existen bebidas que nos pueden complementar a la alimentación. Aunque hay que tener precaución con cuáles compramos, ya que la mayoría de ellas no son saludables por su alto contenido en azúcar.  Algunas de las más adecuadas serían las siguientes:

Agua de coco: esta bebida es muy fácil de encontrar, muy alta en minerales y es la bebida isotónica más saludable que existe.

Preparado casero de agua con limón: Será necesario el zumo de 2 limones, 1 litro de agua, ½ cucharada de sal marina, ½ cucharada de bicarbonato y 1 cucharadita de miel.

Bebida isotónica de guaraná: medio litro de agua, 1 cucharada de levadura de cerveza, 1 cucharada de germen de trigo, 2 cucharadas de miel y 1 cucharada de polvo de guaraná

Aquarius: es una opción menos recomendada por su contenido en azúcar, pero es una bebida con un contenido en minerales considerable que nos puede servir para hidratarnos y reponer aquellos minerales que perdemos con el sudor.

 

CUÁNDO SUDAMOS PERDEMOS PESO?

Muchas personas creen que cuando sudamos perdemos peso, pero no es así. Cuando sudamos perdemos agua, no grasa. La pérdida de grasa se consigue por un mecanismo que no está relacionado con el sudor, aunque sí indirectamente.

La relación indirecta que existe entre la pérdida de peso y el sudor es que, cuando realizamos una actividad física exigente, si el sudor se produce como resultado del esfuerzo que realizamos, querrá decir que estamos utilizando una gran cantidad de energía y que, por lo tanto, estamos utilizando grasa para obtenerla.

La manera más adecuada de conseguir una pérdida de peso no es a través de técnicas extremas para sudar, sino que es a través del ejercicio físico diario y una alimentación saludable. 

Lea toda la publicación »

SALUD ARTICULAR

Publicado 02/07/2018

Las molestias articulares son un problema común hoy en día y que se da tanto entre gente joven como en mayores. A menudo, estos dolores van apareciendo a medida que vamos cumpliendo años, pero puede haber otras causas, como un exceso de peso. Cuando tenemos un peso superior al que nuestras articulaciones están preparadas para soportar, se produce una sobrecarga que puede provocar dolores.

 

 

ALIMENTOS PARA TENER UNA BUENA SALUD ARTICULAR

 

Agua. Es fundamental mantenerse bien hidratado para que se produzca una buena lubricación a nivel articular y se reduzcan las molestias.

Alimentos ricos en omega 3. Este tipo de alimentos ayudan a reducir la inflamación y las posibles molestias que tengamos en zonas articulares. Algunos ejemplos de alimentos ricos en omega 3 son: pescado azul, frutos secos, semillas de chía, aceite de oliva, etc.

Proteína: carne, pescado, huevos, legumbres, etc. Estaayudará a la formación y mantenimiento de las articulaciones y, también, potenciará la recuperación de posibles lesiones. Además, la proteína animal es rica en azufre que es un mineral imprescindible para la formación de colágeno.

Cebolla, puerros, ajos… Este tipo de alimentos también son ricos en azufre y ayudarán a la formación de colágeno.

Alimentos ricos en vitamina C: naranja, kiwi, brócoli, perejil, etc. Este tipo de alimentos inhiben procesos que provocan inflamación y contribuye a la síntesis y al mantenimiento del colágeno y el cartílago.

Especias. Hay algunas especias que tienen funciones antiinflamatorias. Por ejemplo: la cúrcuma, jengibre, orégano, tomillo, etc.

Hay algunos alimentos que está recomendado evitar si queremos reducir los dolores articulares. Estos son los que pertenecen al grupo de las solanáceas como: las patatas, tomates, pimientos, berenjenas, etc. Este tipo de verduras contienen ciertas substancias que provocan inflamación y pueden dificultar la reducción del dolor. 

 

QUÉ MÁS PODEMOS HACER?

Las causas de las molestias articulares pueden ser muy variadas, como se ha dicho antes. Desde la edad hasta un exceso de peso. En el caso de que la causa sea la última, es algo que podemos mejorar y, así, reducir las molestias.

Un exceso de peso puede estar motivado por dos razones: un incremento de la grasa corporal o de la retención de líquidos. Pero ¿cómo identificar cuál de las dos causas es?

Podemos tener en cuenta los siguientes aspectos para identificar que la causa es la retención de líquidos:

Observa tus extremidades: piernas, muñecas, tobillos, etc. Estas zonas de tu cuerpo suelen ser las primeras en alterarse cuando empezamos a retener líquidos.

- Sentirse pesado. Es común sentir un hormigueo o más cansancio en aquellas zonas donde retenemos más cantidad de líquidos. 

Variaciones de peso durante el día. Podemos notar un aumento de peso. Pero, a diferencia de si el aumento de peso es por un incremento de la grasa corporal, cuando es debido a la retención de líquido este fluctúa durante el día de forma notable.

Marcas. Un buen indicador puede ser el empezar a notar que por ejemplo los calcetines te dejan marcas o que cuando presionas zonas inflamadas tarda unos segundos en volver a su posición.

Aparición de celulitis. Una de las principales consecuencias de la retención de líquidos es la celulitis.

Si no se dan ninguna de estas condiciones, sobre todo la fluctuación del peso, lo más probable es que el problema esté en un exceso de grasa.

Así, después de haber identificado dónde está el origen del problema podremos empezar a solucionarlo. En el caso de que la causa sea por grasa corporal será importante cambiar la alimentación e incrementar el ejercicio físico.

Si, por el contrario, la raíz del problema es la retención de líquidos, tendremos que aumentar el consumo de líquidos y de alimentos diuréticos para potenciar la expulsión de líquidos. Además, también podremos acompañar el proceso con diferentes tratamientos, como podría ser la cataplasma de algas.

 

EJERCICIO

 

 

Para tener una buena salud articular es importante tener una buena musculatura que ayude a que no forcemos tanto las articulaciones cuando hagamos ciertos movimientos. Además el ejercicio de bajo impacto protege nuestras articulaciones y nos ayudará a mantenerlas saludables durante más tiempo.

 

 

 

Lea toda la publicación »

CAMBIOS CORPORALES RELACIONADOS CON LA EDAD

Publicado 28/06/2018

A medida que vamos cumpliendo años nuestro cuerpo cambia, tanto en apariencia, como en funcionamiento. Por esta razón, es importante que nos adaptemos a estos cambios y que modifiquemos algunas de nuestros hábitos, por ejemplo, en el ámbito de la alimentación y de la actividad física. 

 

Cuando vamos envejeciendo, sobre todo con la llegada de la menopausia, nuestro cuerpo tiende a acumular cada vez más grasa y resulta más difícil adelgazar. Estas son algunas de las razones que causan este aumento de peso:

Disminuye el metabolismo basal. El metabolismo basal es el gasto energético que hace nuestro organismo para poder hacer las actividades vitales básicas como: respirar, que funcionen nuestros órganos, etc. A medida que vamos cumpliendo años, este gasto cada vez es inferior y nos hace quemar menos calorías. Se considera que con cada década que pasa quemamos un promedio de 150 calorías menos al día.

Menos actividad física. Con el paso de los años tendemos a tener menos energía y, a consecuencia, nos movemos menos. Esto provoca que quememos menos calorías de las que quemábamos cuando éramos más jóvenes. Además, el hecho de hacer menos ejercicio conlleva una pérdida de masa muscular que es sustituida por 

Cambios hormonales. El proceso de envejecimiento provoca una disminución de la producción de hormonas ygrasa.

Alimentación inadecuada. Teniendo en cuenta los aspectos anteriores, sería lógico que ingiriéramos menos comida porque nos movemos menos y nuestro cuerpo gasta menos energía. Sin embargo, suele pasar lo contrario. A medida que cumplimos años comemos más y peor. esto conduce a un aumento de grasa corporal, sobre todo en la zona abdominal.

En conclusión, la causa de la ganancia de peso relacionada con la edad es por un desequilibrio entre las calorías que ingerimos y las calorías que quemamos. Comemos más de lo que gastamos.

 

CONSEJOS PARA EVITAR GANAR PESO RELACIONADO CON LA EDAD

 

-  Haz ejercicios de fuerza. El tejido muscular quema calorías a un ritmo mucho más rápido que la grasa. Por esta razón, es importante intentar mantener la masa muscular. Nos ayudará a mantener nuestro cuerpo más sano, más estético y combatirá la ganancia de peso.

Comer de forma saludable. Optar siempre por una alimentación saludable basada en verduras y frutas, cereales integrales, carne, pescado, legumbres, frutos secos y huevos.

Come la proteína suficiente. Para conseguir mantener una buena musculatura es importante ingerir al menos dos raciones de proteína al día. Aquellos alimentos altos en proteína son: carne, pescado, huevos y legumbres.

Evita alimentos procesados y altos en calorías. Este tipo de alimentos contienen muchas calorías y sacian muy poco. Por eso, en este caso es mucho más interesante priorizar la ingesta de vegetales, ya que son alimentos bajos en calorías, que te permitirán comer más cantidad y sentirte más llena.

Disminuir porciones. Teniendo en cuenta que quemamos menos calorías que antes, tendremos que comer menos y será importante controlar las cantidades que ingerimos. Para ayudarte utiliza siempre platos pequeños para reducir el tamaño de las raciones y, además, puedes usar el método de la mano que se basa en utilizar la mano como referencia para saber qué cantidad de comida poner en tu plato según el tipo de alimentos que se trata.

Muévete. Mantente activo todo lo posible y camina mínimo 30 minutos al día.

Duerme bien. Es fundamental dormir para mantener un peso saludable.

Lea toda la publicación »

CÓMO PERDER PESO DE FORMA SALUDABLE PARA EL VERANO?

Publicado 26/06/2018

Falta muy poco para las vacaciones y a todos nos empieza a preocupar más nuestra apariencia. Queremos perder peso para sentirnos más cómodos en la playa y muchas veces hacemos dietas muy poco saludables para perderlo rápido. El problema es que estas dietas pueden perjudicar seriamente nuestra salud y después tener un efecto rebote y ganar más peso aún.

Por esta razón, para conseguir tener un buen físico durante el verano, nos tenemos que cuidar durante el invierno. Esforzarnos desde junio para tener el cuerpo de nuestros sueños en agosto es imposible, ya es tarde. Pero hay ciertas medidas que podemos tomar y que son saludables para vernos mejor.

 

 

CONSEJOS SOBRE ALIMENTACIÓN Y EJERCICIO

1. La base de tu dieta tiene que ser vegetales. Introduce en todas tus comidas verduras y esto, además de proporcionar una gran cantidad de nutrientes importantes para la salud, te ayudará a mantenerte saciado mientras te aportan pocas calorías.

 

2. Tu plato tiene que tener la siguiente distribución: la mitad del plato tiene que estar formado por vegetales, tanto verdura como fruta. Un cuarto del plato será para carbohidratos: cereales, patata, pan, etc. El otro cuarto será para la proteína: carne, pescado, legumbres…

 

 

3. Introduce alimentos diuréticos en tu dieta como la piña, la papaya, el pepino, los espárragos, etc. Ayudarán a eliminar líquidos y a reducir volumen.

 

4. Bebe infusiones, como el té verde durante el día. Son diuréticas y te ayudaran a expulsar líquidos. Además, te ayudarán a mantenerte saciada.

 

5. Come cuando te empiece a aparecer el hambre. No esperes, así evitarás llegar con demasiada hambre a la comida y comer más de la cuenta.

 

6. Come en platos pequeños. Te ayudará a comer menos cantidad y a controlar tus porciones.

 

7. No picotees entre horas. Picotear hace que sin darte vayas sumando calorías consumidas durante el día y dificultan la pérdida de peso.

 

8. Elimina alimentos procesados y fritos. Este tipo de alimentos son muy altos en calorías y sal y, a su vez, muy poco saciantes, lo que hará que queramos comer en poco tiempo.

 

9. Bebe dos litros de agua al día y evita el alcohol, zumos y refrescos. Estas bebidas aportan muchas calorías, pero muy pocos nutrientes. 

 

10. Come despacio y mastica mucho. Esto ayudará a comer menos cantidad y a tener una sensación de mayor saciedad.

 

11. Muévete a diario. Haz al menos 30 minutos de ejercicio físico al día y camina todo lo que puedas. Una buena manera de sumar pasos en tu día a día es evitando el uso de transporte público o del coche todo lo posible.

 

QUÉ MÁS PODEMOS HACER?

Además de cuidar nuestra alimentación y hacer ejercicio, podemos utilizar diferentes tratamientos que nos pueden ayudar a conseguir mejores resultados y de forma más rápida. Por ejemplo:

- Masajes

- Drenaje linfático

- LPG 


 

Lea toda la publicación »

CÓMO EVITAR LA RETENCIÓN DE LÍQUIDOS?

Publicado 22/06/2018

La retención de líquidos, una acumulación excesiva de líquido en nuestro cuerpo, es una alteración muy común, en especial, entre las mujeres. Esta retención en muchas ocasiones nos pone difícil poder controlar nuestro peso y nos provoca una sensación de hinchazón incómoda y constante.

Hay ciertos hábitos y alimentos que nos pueden ayudar a mejorar algunos de los síntomas de la retención de líquidos como: la celulitis, la mala circulación o el colesterol. Estos hábitos provocan un aumento de la diuresis, es decir, la eliminación de líquidos. A continuación, encontraréis un listado de alimentos diuréticos, plantas medicinales y consejos que os ayudarán a reducir la retención de líquidos y las molestias que esta provoca.

 

 

ALIMENTOS DIURÉTICOS

Los alimentos diuréticos son aquellos que, gracias a sus propiedades, nos ayudan a excretar el líquido que aculamos en exceso. Esta eliminación extra de líquidos también nos permite expulsar toxinas a través de la orina consiguiendo así una depuración, una limpieza de nuestro cuerpo. Este proceso se consigue gracias a que estos alimentos estimulan a los riñones, el órgano encargado de producir la orina.  

 

El agua: el principal diurético

El agua es el diurético más natural y efectivo que podemos encontrar. El consumo de un mínimo de 2 litros de agua diarios es fundamental para conseguir una buena eliminación de líquidos y toxinas.

Para que resulte más fácil saber qué cantidad de agua estamos bebiendo es útil calcularlo por los vasos que bebemos. En total, deberíamos beber unos 8 vasos de agua al día para conseguir un aporte adecuado. Siempre puedes añadirle un poco de zumo de limón al agua y así hacerlo más apetitoso y, a la vez, tener un extra de depuración.

 

Piña

La piña es una de las frutas más diuréticas que existen por su alto porcentaje en agua, su gran contenido en vitaminas sobre todo A, C, K, B6 y B9 y en minerales como el potasio, calcio o magnesio. Incluir esta fruta en nuestra dieta nos ayudará a depurar nuestro cuerpo y a expulsar ese extra de líquidos.

 

Papaya

Esta fruta es de las más utilizadas para combatir la retención de líquidos. Su elevado contenido en agua hace que sea muy eficaz como diurético. Además, su aporte en vitaminas (A, C, B1 Y B2) y de fibra ayudan a esta función y a funcionar ligeramente como laxante.

 

Limón

El limón es un alimento utilizado por personas con ácido úrico elevado, artritis o reuma por su gran capacidad diurética y para eliminar toxinas.

En general, los cítricos como la naranja, la mandarina o el limón son frutas ricas en potasio, magnesio y vitamina C, tres micronutrientes que son eficaces en la estimulación del riñón para eliminar exceso de líquidos.

 

Espárragos y alcachofas

Estos dos vegetales gracias a su gran contenido en potasio son un excelente diurético. Además, son bajos en calorías, altos en vitaminas y minerales y tienen una alta concentración en folatos, nutrientes que ayudarán a proteger a nuestro corazón.

 

Pepinos

Los pepinos tienen una gran cantidad de agua y de potasio y, a su vez, de silicio y azufre y la combinación de estos provoca un gran efecto diurético, ya que provoca que los riñones eliminen una mayor cantidad de ácido úrico.

  

Las especias: grandes aliadas

Las especias son muy útiles para mejorar la retención de líquidos por su poder diurético y, a la vez, usándolas conseguiremos que nuestros platos queden mucho más ricos.

Algunas de las más eficaces son: perejil, hinojo, albahaca, laurel y jengibre.

 

PLANTAS DIURÉTICAS

Hay plantas que tienen una capacidad diurética y que pueden ser de gran utilidad para combatir la retención de líquidos. Algunas de ellas son:

 

- Diente de león: esta planta es un diurético suave pero eficaz muy utilizado desde hace años. Su popularidad es debida a su gran poder depurativo. Entre algunas de sus propiedades están: 

  • Poder diurético
  • Tónico hepático y digestivo
  • Estimula el páncreas
  • Suave laxante

- Cola de caballo: planta medicinal activadora del trabajo de los riñones. Es un diurético potente, por eso hay que utilizarlo con precaución. Algunas de sus propiedades son:

  • Es un gran remineralizante por su alto contenido en silicio, potasio y magnesio 
  • Su alto contenido en minerales impide la desmineralización que provocan otros diuréticos
  • Útil para tratar la osteoporosis
  • Aumenta la producción de colágeno y por lo tanto la salud articular

- Salvia: planta utilizada desde hace miles de años como diurético. Otras de sus funciones son:

  • Estimulante del sistema digestivo
  • Ayuda a regular los niveles de azúcar
  • Cicatrizante

 

CONSEJOS PARA REDUCIR LA RETENCIÓN DE LÍQUIDOS

 

- ¡Cuidado con la sal!: Un uso excesivo de sal aumenta la retención de líquidos. Por esta razón tenemos que reducir su consumo, poco a poco nos acostumbraremos a los sabores naturales de la comida.

- Muévete: el movimiento es fundamental para evitar la retención de líquidos. Si tienes un trabajo muy sedentario en el que tienes que pasar muchas horas sentado sería conveniente que nos levantáramos y camináramos un poco para reactivar la circulación cada hora.

- Alimentos altos en potasio: introducir alimentos que sean altos en este mineral ayudará a aumentar la eliminación de líquidos. Algunos ejemplos son: plátano, calabacín, acelgas, papaya, etc.

- Ejercicio: la actividad física activa la circulación y, a consecuencia, la función renal. Hacer cada día un mínimo de 30 minutos de ejercicio es fundamental para la salud y también para la retención de líquidos, ya que provoca la movilidad de todos los fluidos de nuestro cuerpo. Una caminata de media hora diaria ya sería muy beneficiosa.

- No utilices ropa ajustada: este tipo de ropa evita la correcta circulación sanguínea y esto dificulta la mejora de la retención de líquidos

 

Lea toda la publicación »

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?